EN AFFUR VOTAR NO ES OBLIGATORIO

Manuel Menéndez

Manuel Menéndez

, Opinión

EN AFFUR VOTAR NO ES OBLIGATORIO.

A partir de la carta que el compañero Secretario General de AFFUR, Daniel Olivera, envía a la Federación desde la ciudad de Panamá, el 2 de diciembre de 2017, la cual fue publicada en la página web de AFFUR, queremos realizar las siguientes reflexiones.

En primer lugar debemos señalar que un conjunto de compañer@s tenemos una visión diferente a la de nuestro Secretario General, y entendemos que tenemos el derecho a expresarla.

El compañero Daniel Olivera expresa que: “votar es apoyar a la Federación y con el voto se expresan las opciones cualquiera sean ellas todas respetables”. Recomienda además como “opción para marcar la protesta” el “voto en blanco o nulo”.

En este punto queremos hacer una importante puntualización, y es que en AFFUR el voto no es obligatorio. Por lo tanto el afiliado no tiene NINGUNA OBLIGACIÓN DE VOTAR. Si lo hace es porque voluntariamente, sin ningún tipo de coacción, decide ir a votar. Nuestros afiliad@s tienen el derecho de votar, y también tienen el derecho de no votar. Cada uno lo decidirá según su libre conciencia.

Consideramos que es tan digno de respeto quien decide voluntariamente ir a votar por alguna de las opciones disponibles, quien decide votar en blanco, anulado, o quien decide no ir a votar. El respeto por la diversidad de opiniones, dentro de una Federación, debería ser un valor a cultivarse.

De hecho, en las últimas elecciones de AFFUR, el porcentaje de participación en las mismas a oscilado entre el 50 y el 60%, a veces más, a veces menos, pero en muchas ocasiones ha habido un importante nivel de compañeros que no votaron, y nunca antes se había cuestionado esto con tanto ahínco.

En el contexto actual no consideramos, honestamente, que votar sea “apoyar a la Federación”. De hecho hay candidatos (de AFFUR Psicología y Derecho) que ya han comunicado que desisten de sus candidaturas a la próxima Mesa Ejecutiva, aunque sorprendentemente, por lo menos a la fecha de esta publicación, la Comisión Electoral de AFFUR no ha difundido públicamente esta situación.

En el contexto actual, en el cual todos los candidatos de una corriente de opinión sindical se han bajado de sus candidaturas, y a algunos ni siquiera nos dejaron presentar porque no fuimos avalados por el Congreso, es nuestra opinión que votar no es apoyar a la Federación.

Sin embargo, quiero dejar bien en claro que celebro la difusión y la propaganda respetuosa de los compañeros que están llamando a votar el 6 de diciembre. Me parece que están en todo su derecho de hacerlo. Los compañeros que están convencidos de que hay que votar el 6 de diciembre se merecen nuestro MÁXIMO RESPETO, aún en la discrepancia coyuntural. Pero también pedimos el máximo respeto para quienes creemos que no hay que votar el 6 de diciembre. Y recordemos que el mundo continúa luego de esa fecha y que nos queda pendiente la tarea de reconstruir la unidad de la Federación.

Con respecto a lo expresado por el compañero Daniel Olivera sobre la obligación de los centros de garantizar la posibilidad del voto, honestamente creemos que en la actual situación de crisis política sindical que atraviesa AFFUR, querer solucionar la misma mediante amenazas de imposiciones estatutarias es, por lo menos, un grave error político. AFFUR es una Federación de sindicatos autónomos que voluntariamente deciden federarse. Los incendios no se apagan con nafta. De hecho, con verticalismos lo único que se logra es profundizar la brecha y la fractura.

AFFUR, en su rica historia de más de 60 años, nunca resolvió sus crisis políticas con imposiciones autoritarias. Siempre se apeló al diálogo, siempre se apeló a encontrar soluciones de consenso.

Porque la UNIDAD DE LA FEDERACIÓN SERÁ ENTRE TODOS O NO SERÁ.

LA UNIDAD NO SE IMPONE. LA PARTICIPACIÓN NO SE LOGRA MEDIANTE COACCIONES.

LO QUE NECESITAMOS ES ENCONTRAR SOLUCIONES CONSENSUADAS, NO IMPOSICIONES.

Llamamos a todas las compañeras y compañeros de AFFUR a reflexionar, a ser autocríticos, a no creer que solamente uno tiene la razón. Nadie es dueño de la verdad.

Seguramente los compañeros de Unidad Para Luchar tienen su verdad, y es muy respetable.

Seguramente los compañeros de Coordinación para la Reconstrucción de AFFUR tienen su verdad, y es muy respetable.

Seguramente los compañeros independientes o de otras corrientes que pudieran existir también tienen su verdad, y también es muy respetable.

Pero lo que todos debemos saber es que en AFFUR NOS NECESITAMOS TOD@S.