Ajuste fiscal duro con la Universidad

Daniel Olivera

 

Hemos publicado ya varios documentos referidos al ajuste fiscal anunciado por el Gobierno el pasado 23 de mayo. Ahora queremos concentrarnos en cómo afecta a la Universidad de la República y a sus trabajadores las propuestas del Poder Ejecutivo.

En los precisos momentos en los cuales nos encontramos abocados a discutir el proyecto de Rendición de Cuentas, y se ha planteado revisar a la baja las previsiones de crecimiento económico y por tanto la solicitud global de la UdelaR para el quinquenio (incluyendo el pedido salarial acordado con los trabajadores), tomar en cuenta las dificultades económicas por las que atraviesa el país y en cierta manera congraciarse con el equipo económico, éste responde con un verdadero mazazo.

No conforme con haber desconocido totalmente la negociación colectiva en la Universidad, intentando menoscabar su autonomía política, el Gobierno lejos de hacer valer la Ley se dispuso a desconocerla y se negó a negociar siquiera el acuerdo bipartito con la UdelaR, y por tanto elevó una solicitud que desconoció totalmente el acuerdo de AFFUR y UTHC con la Institución.

Ajuste Fiscal UdelaRAdemás de esto ahora el Gobierno, en el marco del ajuste fiscal por el cual incrementa la recaudación a costa del ingreso de los trabajadores vía incrementar las franjas de aportación del IRPF, y bajar al 8% las deducciones, entre otras medidas regresivas, plantea postergar entre otros el incremento presupuestal otorgado por el Parlamento en la Ley de Presupuesto de $544 millones para el 2017 pasándolo para el 2018.

Esto significa no tener incremento salarial adicional al IPC, continuar perdiendo salario a partir de los primeros meses del 2017, no poder realizar los concursos que hemos propuesto realizar ya este año y que beneficiaban a casi 1.400 trabajadores y trabajadoras, cerca de la mitad Auxiliares de Enfermería que una vez mas luego de casi 30 años ven postergado su ascenso.

Una vez mas se discrimina a la Universidad por ejemplo respecto a ANEP donde se avaló un Convenio Colectivo prácticamente bajo la presión del Decreto de Esencialidad y de pasar los rubros de sueldos a Inversiones (demagógicamente construir liceos y escuelas cuando en realidad plantea las PPP), a nuestros Sindicatos se los castiga varias veces en un mismo acto, no negociando, no buscando acordar, no asignando los recursos y ahora postergando un año lo aprobado por el Parlamento.

Es por ello que todos los trabajadores nucleados en AFFUR debemos prepararnos para una lucha durísima contra estas propuestas, defender lo conquistado y defender a la Educación Pública en general y a la Educación Superior.

Ahora más que siempre se juega el futuro, y no podemos quedarnos quietos ni resignados, tenemos la razón de nuestro lado y debemos apostar a la unidad y movilización.