Ciencias Económicas intenta instalar Negociación Colectiva

Prensa y Propaganda
Durante los últimos meses las autoridades de la Facultad de Ciencias Económicas han tomado varias decisiones que perjudican a las trabajadoras y trabajadores del servicio. Estas decisiones se vienen procesando a puertas cerradas, sin la consulta ni el debate en los espacios de cogobierno, ni en el ámbito de negociación colectiva, que es el que consideramos más apropiado para tratar asuntos relativos a las condiciones de trabajo.
En este sentido se acordó exigir la instalación de la bipartita y en caso de que entendamos que no observemos avances en la negociación estaremos paralizando actividades el miércoles 5 de octubre.

La Asamblea de ATCEA (AFFUR CCEE) resolvió un plan de acciones tendientes a asegurar la instalación del ámbito de negociación colectiva donde debatir estos asuntos. Lamentablemente el ámbito lo estamos creando con un carácter defensivo a lo que consideramos son cambios en un sentido restrictivo de nuestras condiciones de trabajo. Quisiéramos que este ámbito nos sirva luego para conquistar mejoras y para asegurar que se garanticen nuestros derechos ya conquistados.

Esta política de restricción, tanto en la distribución de recursos económicos como en la interpretación de las normas que regulan nuestros derechos, se viene llevando a cabo sin discusión colectiva a través de órdenes de servicio, yendo contra lo que sea que quede del espíritu universitario. Ese que cuentan que en algún momento involucró a las trabajadoras y trabajadores en las decisiones y que intentó la comprensión colectiva de los asuntos. Ya es difícil creer si efectivamente eso sucedió, porque no quedan rastros.

Una de las órdenes de servicio en cuestión es sobre las licencias especiales. Esas licencias en ciencias económicas ya no son tan especiales. Ahora deben estar certificados o deben contar con la buena voluntad interpretativa de la Dirección de División del servicio. No es que antes fuera el reino de la justicia, pues sabemos bien que en muchas dependencias de la Universidad hay cargos de conducción que manejan nuestros derechos como “toma y daca” exigiendo cierta lealtad a cambio de lo que nos corresponde. Pero esta orden establece una fuerte restricción sobre el uso de un derecho establecido en la ordenanza de licencias. Por lo menos queremos discutirlo.

Por otra parte se viene avanzando en recortes de horas extra y compensaciones. Sabemos que no debe ser nuestra lucha la de las horas extra ni las compensaciones, pero también tenemos que tener presente que las trabajadoras y trabajadores de la universidad en muchísimos casos tenemos que tener otros trabajos, o trabajar más horas para llegar a fin de mes pues somos trabajadores públicos precarizados, que percibimos salarios muy bajos.

Parece de perogrullo, pero las autoridades no parecen identificar la realidad que padecemos y muchas veces tenemos que soportar ser tratados como privilegiados. Pues no somos privilegiados. Somos trabajadoras y trabajadores que defenderemos nuestras condiciones de trabajo: las salariales, pero también el respeto a nuestros derechos -dentro de ellos a ser tratados como personas, a trabajar en un entorno adecuado, en condiciones edilicias adecuadas, en condiciones de seguridad adecuadas.

Lamentablemente las autoridades universitarias han elegido caminos que nos parecen equivocados: la precarización del trabajo y la gestión autoritaria. La precarización del trabajo tiene su manifestación más evidente en la tercerización de tareas permanentes, sobre todo en servicios generales y vigilancia. La gestión autoritaria la vemos todos los días cuando se toman decisiones inconsultas en los servicios, pero también lo vimos hace poco en el proceso elegido para inscribir al Hospital de Clínicas en el régimen de Participación Público Privado, donde ni siquiera se permitió dar dos semanas para el debate en los Consejos de las distintas Facultades.

Lo que vemos en Ciencias Económicas es la expresión de una forma de hacer política que se está profundizando en la universidad y que se manifiesta en sus distintos niveles. Que se sepa desde ya que nos encontraremos resistiendo y defendiendo una universidad que respete a sus trabajadoras y trabajadores, que respete nuestros derechos y que se ponga nuevamente del lado de las causas populares.


Resolución de la Mesa Ejecutiva de ATCEA

Visto:

La convocatoria informal para una reunión el próximo viernes 30 de setiembre a partir de nuestra solicitud de instalación de un ámbito de negociación colectiva.

Considerando
  1. Que las autoridades han avanzado en resoluciones que afectan nuestras condiciones de trabajo sin construir espacios previos de consulta y discusión en comisiones de cogobierno, ni en el ámbito de negociación colectiva, que es el que consideramos pertinente para tratar estos asuntos.
  2. Que ante la solicitud de instalación del ámbito de negociación colectiva, las autoridades no han respondido con claridad, convocándonos a reunirnos en un ámbito que no parece ser el de la negociación colectiva.
  3. Que tanto las autoridades como nosotros tenemos la obligación de designar negociadores con idoneidad y representatividad suficientes para la discusión del tema que se trata.
  4. Que AFFUR se reserva el derecho a la designación de la integración de la delegación en la forma que entienda pertinente, contando con el asesoramiento de sus abogados y representantes nacionales.
La Mesa Ejecutiva de ATCEA (AFFUR CCEE) acuerda:
  1. Solicitar a las autoridades la aclaración acerca de si la reunión agendada para el próximo viernes 30 de setiembre constituye una instancia de negociación colectiva.
  2. En caso de que no lo sea, solicitar la instalación del ámbito de negociación colectiva con las formalidades que sean pertinentes antes del próximo miércoles 5 de octubre.
  3. El orden del día para la instancia de negociación deberá ser:
    1. Instalación del ámbito de negociación colectiva
    2. Orden de servicio sobre las licencias especiales
    3. Recorte de horas extra
    4. Recorte de Compensadas