Declaración de ADUR frente a propuesta de recorte presupuestal

Prensa y Propaganda
Compartimos declaración de la Asociación de Docentes de la Universidad de la República (ADUR) en relación a los recortes anunciados del presupuesto educativo previsto para 2017

Declaración de la Asociación de Docentes de la Universidad de la República 

En los últimos días ha tomado estado público una segunda propuesta del Poder Ejecutivo ante el Parlamento en el marco de la Rendición de Cuentas de este año. En la misma se propone eliminar todo el aumento presupuestal con el que contaba la Universidad de la República para el próximo año. Asimismo, se propone eliminar casi todo el aumento presupuestal de la ANEP que no estaba destinado a sueldos.

Nuestra Asociación ha actuado de manera responsable en todo el debate presupuestal del año pasado. Aun cuando nos hemos manifestado en total disconformidad con el bajo aumento presupuestal que se destinaba a la educación en general y para la Universidad en particular, lo hemos hecho de manera responsable y sólo hemos empleado el detenimiento de actividades en contados casos muy particulares. Entre ellos cabe recordar la declaración de esencialidad que intentó utilizar el gobierno contra los sindicatos de la educación.

Nadie puede acusar con justicia a nuestra Asociación de conductas corporativas. Hemos centrado nuestros reclamos presupuestales en la concreción del 6% del PBI para la educación y del 1% para la investigación que el partido de gobierno prometió en la última campaña electoral. Nuestros afiliados entienden las dificultades económicas que vive el país. Sin embargo, el gobierno parece no entender las dificultades que vive la educación uruguaya. Tampoco parece entender que una parte importante de estas dificultades tiene un origen presupuestal y que los anuncios, en caso de ser aprobados por el parlamento, impedirán lograr los objetivos de mejora de la educación que el Uruguay, con razón, reclama. Este reclamo, del que se hizo eco el partido de gobierno con las promesas electorales del año 2014, sigue sin ser atendido ni siquiera de la manera insuficiente que estaba prevista para el año que viene. Este recorte se traducirá en menos docentes por estudiante y en menos metros cuadrados de clases y de laboratorios construidos o reparados. Además, seguramente implicará que nuestra institución pierda a jóvenes para los que estamos haciendo un gran esfuerzo en su formación de posgrado pero a los que no podremos darle oportunidades de desarrollo académico. Todo esto se sumará a un congelamiento de los sueldos docentes.

Vale la pena recordar hasta qué punto nuestra Asociación ha priorizado la defensa de las mejoras educativas por encima de sus intereses corporativos. Hemos aprobado destinar parte del aumento presupuestal que había sido asignado para el año presente (2016) a políticas de mejora de la estructura académica de nuestra Universidad. Obviamente, hicimos esto suponiendo, tal como ya había votado el parlamento y ahora se quiere rever, que tendríamos otro pequeño aumento el año próximo y resulta que se pretende que eso no sea así.

Todo tiene su límite y la propuesta de recorte del presupuesto universitario supera ampliamente nuestra paciencia. Este recorte es injusto con nuestra Universidad por todos lados. Primero, contrariamente a lo que ha dicho públicamente el gobierno, ha recortado los gastos de investigación del Estado pues una parte significativa del aumento para la Universidad que estaba aprobado para el año que viene estaba asignado a actividades de investigación e innovación. Segundo, los trabajadores universitarios resultamos los únicos de toda la educación nacional que no tendremos aumentos salariales el año próximo.

Todo lo anterior lleva a que el gobierno, de no rever la propuesta que ha formulado, estará generando un conflicto que ADUR no sólo no ha buscado sino que ha intentado evitar. Hemos trabajado en el terreno de la razón y el diálogo y seguiremos haciéndolo. Sin embargo, en caso de mantenerse este evidente ataque a la institución universitaria, nuestra Asociación sabrá utilizar todos los medios gremiales a su disposición en defensa de la educación pública y de los derechos de los docentes universitarios. Reclamamos el cumplimiento de las promesas electorales de 6% para la educación y 1% para la investigación al final de período de gobierno. En particular, exigimos que se mantenga el pequeño aumento que ya estaba previsto para la educación en el año 2017.

Montevideo, 15 de junio de 2016