Declaración de AFFUR sobre el aumento de las tarifas públicas

Prensa y Propaganda

Con la suba generalizada de tarifa públicas, de alrededor del 10%, el gobierno aplica un tarifazo para descargar sobre los trabajadores y el pueblo el costo de la crisis económica que está golpeando a la región.

¿Cómo se puede explicar sino el salto de las tarifas cuando los salarios son una pequeña porción de los costos de las empresas publicas y además apenas recuperaron lo que declara la inflación oficial? Encima baja sostenidamente el petróleo y las empresas obviamente no pagan ni el agua o aire que utilizan para distribución o generación.

Uno de los argumentos del gobierno dice que es para poner los costos de las empresas públicas a nivel de la suba de costos del IPC por la inflación. Esto no se puede sostener ya que el IPC mide la variación de los costos de la canasta de una familia uruguaya tipo, nos preguntamos: ¿cuántos litros de aceite, yerba, boletos, o alquileres pagan las empresas publicas para justificar semejante disparada de las tarifas?

La verdad es al revés de lo que dice el gobierno, es el tarifazo es el que hace subir el IPC (1) y dispara la inflación, y encima los ajustes salariales recién reflejarán en parte esta subida el año que viene (2).

El gobierno busca disimular que esta haciendo “caja” para seguir pagando la oprobiosa deuda externa que no para de crecer y disimular el déficit fiscal provocado por las exoneraciones que da sistemáticamente a los grandes capitales.

Las trabajadoras y trabajadores no debemos quedarnos callados, esto es un golpe al mentón y debemos pararnos para enfrentarlo con nuestras herramientas, movilización y lucha ante el tarifazo que quiere hacernos pagar el costo de la crisis económica.

1- Un articulo del diario La República muestra cómo el pago de tarifas de los servicios público y el transporte, consume mas del 20% del salario de los trabajadores uruguayos. Esto sin contar la suba de todos los precios que viene encadenada a la suba de tarifas y el combustible.

2- Hay que recordar que el ajuste salarial por inflación fue de 9,5% y que este se determinó según la media de la banda proyectada de la inflación para 2016 (4%) y la diferencia con la inflación de 2015. No podemos decirle “real” a este ajuste pues fue alterada entre otros por la ya clásica estafa del “UTE premia”. En resumen, comenzamos el año nuevamente perdiendo salario.