Declaración Pública de la Intergremial de la UdelaR

Prensa y Propaganda

Este año hemos estado trabajando arduamente en defensa de la educación pública. Es importante ver que ya desde el año pasado, estudiantes, trabajadores y docentes comenzamos a proponer, debatir y resolver las prioridades y urgencias de nuestra Universidad.

Este año, no sólo logramos la firma histórica de un acuerdo entre la Universidad y sus trabajadores (AFFUR-UTHC), sino que vimos la mayoría de nuestros reclamos incluídos en el pedido presupuestal que hace la Universidad.

Sin embargo, la unidad de los gremios universitarios y el buen relacionamiento con la institución no alcanzan. El Gobierno Nacional se negó sistemáticamente a escuchar o contemplar nuestras propuestas, como sindicatos, estudiantes o Universidad.

Con el decreto de esencialidad, sacaron del debate el tema presupuestal, y aunque ganamos en las calles, la batalla por las libertades sindicales y nuestro derecho a la protesta, siguen corriendo los minutos del partido central, que es la conquista del 6% para la educación pública.

Los trabajadores y estudiantes de la Universidad no hemos desviado nuestra atención de nuestra prioridad: la defensa de la educación pública. La defensa de la Universidad, que con poco ha hecho mucho, cuya Autonomía ha sido ninguneada una y otra vez, al punto de limitar nuestra capacidad de transformar la educación a través de la negación de los recursos necesarios.

Una educación popular, digna y de calidad necesita de más trabajadores y docentes, que además puedan vivir de su salario, de becas, de más investigación, de más y mejor oferta académica, en conclusión, de más Universidad Pública. Inclus la salud del pueblo uruguayo se ve implicada directamente, con la negativa a dotar de recursos suficientes al Hospital de Clínicas.

La Universidad, histórico bastión de la defensa de los derechos humanos, se defiende hoy en la conquista de un presupuesto justo.

Rechazamos las propuesta de participación público privadas (PPP), que condicionan la soberanía del Uruguay, frente a las que reclamamos inversión estatal. Rechazamos los compromisos de gestión que violan nuestra autonomía.

Pero además de proponer y rechazar, luchamos desde aulas y calles para hacernos escuchar. La educación emancipadora se construye desde el grito de miles de voces que debaten, reflexionan, protestan.

Así como hemos derrotado el decreto de esencialidad unidos en las calles, juntos conquistaremos el presupuesto que la educación necesita, e invitamos para esto a estudiantes, trabajadores, jubilados, padres y madres, vecinos, a acercarse a la Carpa en Defensa de la Educación Pública.

Que se amplifique esta invitación a la dignidad de la lucha, para que a la Educación Pública la construyamos entre todos. Porque a la educación pública la defendemos entre todos.

Porque el 6% no se negocia, se conquista.

Declaración de Intergremial Universitaria