Los estudiantes becarios se movilizan

Prensa y Propaganda
Estudiantes becarios se movilizan en defensa de los comedores universitarios
Este jueves 26 de octubre tendrá lugar un hecho inusual en la Universidad de la República. Los estudiantes becarios de los Comedores Universitarios se movilizarán durante el horario del almuerzo en reclamo que se mantenga el servicio de alimentación que presta Bienestar Universitario. Anunciaron que desde las 11 y hasta las 14 horas cortarán la calle Emilio Fugoni. Quieren tener una respuesta de las autoridades a la consulta de si algunos de los dos comedores dejará de funcionar.
Hace algunas semanas, los propios estudiantes becarios, muchos de ellos provenientes del Interior del país, se autoconvocaron para analizar la eventualidad del cierre del comedor universitario nº 1. Se trata de un servicio que ofrece un menú balanceado, planificado por nutricionistas y preparados por cocineros expertos.
Estos estudiantes advirtieron que los moviliza un interés común; el derecho de recibir una prestación que les es muy beneficiosa para continuar y finalizar una carrera universitaria. Muchos de ellos no llegaron a Montevideo con una cultura de militancia, y algunos si quiera se identifican con una organización sindical. Sin embargo, consideraron que debían hacerse oír. Se organizaron sin que hubiera una ingerencia externa y mantuvieron varias reuniones de coordinación entre los propios becarios. Los becarios lograron que en la Comisión Asesora de Bienestar Universitario, tuvieran un representante para transmitir sus demandas y necesidades.
El Plenario de AFFUR sesionó en el mes de agosto en instalaciones del propio comedor universitario nº 1. En la oportunidad, varios trabajadores de dicho servicio de alimentación dieron su opinión sobre el funcionamiento y las políticas que llevan adelante la institución universitaria. Varios becarios participaron activamente, transmitiendo sus razones por las cuales se consideraba esencial que los comedores no cerraran. Algunos de ellos informaron que la comida que recibían era de suma importancia, porque es gratuita y les soluciona los tiempos que demanda una preparación. Afirmaron que un eventual cierre del comedor nº1 le significaría a muchos de ellos la pérdida de tiempo y de recursos económicos por tener que concurrir al comedor nº2. Sostuvieron que incluso, varios de los becarios se verían impedidos de acceder al sistema de comedor único, por una incapacidad locativa y de recursos humanos para atender a los centenares de estudiantes. Esta situación, llevaría a que los becarios pasaran a ser atendidos en servicios de cantinas descentralizadas o recibiendo un tiquet de alimentación. Estas opciones, para muchos de estos estudiantes, no es la mejor y aseguran que va en desmedro de sus derechos.
Las autoridades universitarias podrán argumentar sobre el costo del plato en el servicio de comedores; podrán sostener que las cantinas de las facultades son una opción válida o incluso que los tiquet de alimentación son herramientas a utilizar. Los estudiantes becarios generaron conciencia de que cuentan con un servicio de alimentación muy beneficioso, y lo quieren defender. Hace una década, el ex director de Arquitectura, José Luis Oliver manifestó que los comedores no debían ser comederos sino un espacio de intercambio entre los estudiantes. Hoy, los nuevos becarios, supieron entender la importancia de contar con su servicio de esta naturaleza, cuyo espacio locativo está subutilizado. Bien podrían desarrollarse en estos comedores actividades culturales, disponer de servicio de wifi, o contar con una simple mesa de pin pon. Hoy, los becarios, llegan a los comedores, almuerzan y/o cenan y se retiran inmediatamente, por la premura de llegar a clase o porque el servicio no ofrece ninguna otra alternativa. En cuanto a las cantinas descentralizadas, llegaron algunas quejas de becarios en cuanto al servicio brindado por alguna de estas empresas en convenio, desarrollado en locales sin accesibilidad. Por el contrario, los estudiantes manifiestan conformidad con la prestación brindada en los comedores, cuyos menús se van adecuando a las demandas de los propios becarios. Las autoridades criticaron en determinado momento que las medidas de AFFUR conspiraban contra el derecho de los becarios a recibir la alimentación. En el último Congreso de la Federación, quedó establecido que la Federación se encargará de garantizar la alimentación de los becarios afectados por una medida sindical. En la última medida de paro de AFFUR del 24 de octubre, más de 120 becarios recurrieron a la alimentación que brindó la Federación. Es que nos preguntamos: ¿qué pasa con esos estudiantes becarios en los días feriados o en las semanas de Carnaval o Turismo?