LOS FUNCIONARIOS QUEREMOS SABER/ Bloque II: Políticas de Capacitación y Condiciones de trabajo, seguridad y salud laboral.

Prensa y Propaganda

El lunes 24 y el martes 25 de setiembre AFFUR realizó en su local gremial una actividad denominada “Los funcionarios queremos saber” en la que entrevistamos a los candidatos a ocupar el rectorado durante los próximos cuatro años: el actual Rector de la Udelar, Prof. Roberto Markarian y el ex-Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración (FCEA), Prof. Rodrigo Arim.

Agradecemos a ambos candidatos que hayan aceptado la invitación de nuestro sindicato y que hayan participado en esta actividad. Nos interesa que conozcan la perspectiva de los no-docentes de la universidad, algunas de las valoraciones que hacemos sobre el último período y las inquietudes que tenemos hacia el futuro.

Iremos publicando las entrevistas en bloques de preguntas. A continuación detallamos las dos primeras y resumimos las respuestas desarrolladas por los candidatos. Podrán ver las intervenciones completas en el video.


3.

En el año 2014 se concretó la Ordenanza del Instituto de Capacitación y Formación (ICF), éste funcionó durante estos años, impulsando programas de capacitación que entendemos fueron insuficientes y mal gestionados. A la vez se desarrolló la Tecnicatura en Gestión Universitaria (TGU), un gran paso que hoy se desfiguró, pasando de una carrera de profesionalización a una rama más de la carrera de Administración. A esto se suma que en el último periodo se tuvo un accionar contradictorio sobre el programa para culminar enseñanza secundaria (ProCES), estando a punto de cerrarse. Recientemente además, se modificó la Ordenanza del ICF quitando capacidad de proyección y gestión, además de faltarle recursos en general para una política de generalización de la formación y capacitación.

Todos esto se suma a la falta de capacitación y formación: para las diversas tareas que desempeñamos los funcionarios, en salud y seguridad laboral y en formación de los niveles de conducción.

¿Qué opinión le merecen estos hechos y cuáles son sus propuestas para las áreas de capacitación: ICF, ProCES, TGU?

 

Markarian observa que planteos variados sobre temas variados se encuentran en toda la universidad y uno puede discrepar con las iniciativas. Es sano que hayan iniciativas. La propuesta de eliminar el Proces fue una propuesta más de las que se manejan en el cogobierno. De ahí en que sea una definición auténtica hay mucha distancia. No hay ninguna voluntad de cerrar procesos que apoyan el desarrollo de los funcionarios.

 

Luego señala que son bienvenidas todas las propuestas que impliquen ahorros en la universidad porque la universidad está pensando cómo bajar sus costos. Pero pensar que queremos funcionarios ignorantes, jamás.

 

Respecto al Instituto de Capacitación, los cambios que se están haciendo son en el sentido de atender las demandas de los servicios. El esquema de funcionamiento establecido va en ese sentido, así como también la designación de un coordinador y el llamado a cuatro cargos. Una vez que esté marchando, considerando que el coordinador se nombró hace una semana, hay que ver si esa estructura es suficiente.

 

Sobre la Tecnicatura en Gestión Universitaria (TGU) no tiene una opinión formada. El traslado de la TGU a la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración (FCEA) fue planteada tanto por la misma FCEA como por el aparato central.

 

Arim tiene una diferencia con el enfoque de AFFUR. En primer lugar la capacitación debe tener un lugar central en la Udelar y debe estar planificada a largo plazo, tanto los procesos de formación y como el acceso. Una de las demandas más importantes es sobre la dificultad de acceder a la capacitación en el interior y asegura que todos los funcionarios deben poder acceder.

 

Dónde están los matices. En un momento AFFUR planteó que el ICF debía depender de un organismo central. Para él deben ningún servicio debe depender del Consejo Directivo Central (CDC). No entiende que la TGU sea una rama de la carrera de administración. Señala que se insertó en la FCEA debido a que la ley orgánica establece que los planes de estudio deben ser aprobados en los servicios. Por otra parte señala que el Consejo de Facultad, muchas veces tuvo que mirar hacia atrás porque la asignación de créditos no era consistente con la ordenanza de grado. Son cosas que muestran poca musculatura para gestionar académicamente una carrera. Si se quiere una carrera de nivel terciario debe estar inserta en el lugar que le asigna la ley orgánica.

4.

Hoy en los Servicios hay grandes carencias en cuanto a infraestructura para garantizar buenas condiciones laborales, especialmente hay situaciones críticas en cuanto a seguridad laboral, que han sido constatadas por nuestros técnicos prevencionistas y corroboradas por la institución.

Algunos de los casos de este año fueron: la debilidad de la estructura entrepiso, falta de ventilación y salidas de emergencia en Comedor 1; las pésimas condiciones de trabajo en el área de mantenimiento de FCEA, entre tantos.

Más allá de estos casos, la regla en los locales universitarios es hacinamiento y falta de medidas de emergencia ante siniestros.

Los limitados fondos que se destinan para atender este tipo de situaciones en las COSSET, son concursables y no están específicamente dirigidos a esta área.

En un contexto donde la seguridad y salubridad no ha sido prioridad, ¿Qué políticas y acciones piensa promover para que las normas de seguridad y salubridad sean de aplicación estricta y garantizada en toda la Udelar?

 

Markarian considera exagerado creer que la salud y la seguridad no han sido prioridad. Hay muchas prioridades en la Udelar y en este aspecto hemos avanzado mucho, al ritmo en que se han aprobado leyes en la materia. Si se compara con la realidad de hace 5 o 10 años la realidad actual es mucho mejor.

 

La promoción de la DUS de políticas de vigilancia es muy importante y es importante hacer esfuerzos tanto desde Bienestar como PCET-MALUR. Tiene conocimiento de que AFFUR y UTHC dedican recursos a la promoción de políticas de seguridad y salud laboral y le sorprende que la Asociación de Docentes de la Udelar (ADUR) no invierta en estos temas. Tiene la sensación de que estos problemas no son visualizados como un problema crucial, sino se buscarían mecanismo para mejorar esas cosas.

 

No se anima a decir si la media de accidentes laborales es alta en relación con la media nacional y no se encuentra con grandes problemas en el día a día. Es un tema que hay que atender y la priorización hay que hacerla jerarquizadamente en relación con otros temas prioritarios.

 

Arim considera que debemos asegurarnos que funcione el aparato de gestión en toda su envergadura, los espacios de la administración dedicados a señalar estos aspectos deben estar activos. Tenemos que asegurarnos de que cuando aparecen estas situaciones deben generarse los expedientes y los protocolos del caso. Si eso no sucede hay una falla previa.

 

Expresa que en Ciencias Económicas a sano que AFFUR, si tiene dudas, haga una inspección del casono aparece el caso planteado en las actas de negociación colectiva, pero tampoco lo generó la línea jerárquica. Le parece sano que AFFUR haga una inspección y eso se incorpore en los procesos de toma de decisiones. Tenemos que asegurarnos que las condiciones laborales y de estudio no pueden ser un ámbito donde se centre exclusivamente la vida gremial.

 

Finalmente concluye que si hay temas de seguridad en juego, no se debe trabajar. Hay problemas de seguridad y problemas de seguridad, pero no podemos poner en riesgo a nadie. Si se comprueba técnicamente que existen situaciones de riesgo, se deben atender financieramente si es posible y si no es posible se deben tomar medidas contingentes que eviten que se trabaje en ese espacio.