LOS FUNCIONARIOS QUEREMOS SABER / Bloque III: Becas de alimentación y políticas de la Udelar en cuanto a la defensa de sus principios.

Prensa y Propaganda

El lunes 24 y el martes 25 de setiembre AFFUR realizó en su local gremial una actividad denominada “Los funcionarios queremos saber” en la que entrevistamos a los candidatos a ocupar el rectorado durante los próximos cuatro años: el actual Rector de la Udelar, Prof. Roberto Markarian y el ex-Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración (FCEA), Prof. Rodrigo Arim.

Agradecemos a ambos candidatos que hayan aceptado la invitación de nuestro sindicato y que hayan participado en esta actividad. Nos interesa que conozcan la perspectiva de los no-docentes de la universidad, algunas de las valoraciones que hacemos sobre el último período y las inquietudes que tenemos hacia el futuro.

Iremos publicando las entrevistas en bloques de preguntas. A continuación detallamos las preguntas 5 y 6, resumiendo las respuestas desarrolladas por los candidatos. Podrán ver las intervenciones completas en el video.


5.

En los últimos años el servicio de alimentación a estudiantes becarios, prestado por cantinas privadas fue aumentando. No solo se firmaron convenios con las denominadas cantinas “alejadas” en las Facultades de Agronomía y Ciencias, sino que, empresas privadas están prestando servicios de almuerzo y cena en áreas centrales de Montevideo, como son los convenios con las cantinas de las Facultades de Ciencias Económicas, Humanidades y Ciencias de la Educación, y próximamente en Facultad de Ingeniería.

Teniendo en cuenta este avance de las cantinas descentralizadas y que la institución sistemáticamente hace referencia a los Comedores como un gasto y no como un beneficio social, ¿Qué acciones piensa impulsar para garantizar el derecho a la alimentación de los estudiantes más vulnerables en Montevideo e Interior del país? ¿Es posible que este servicio pudiera prestarse también a los trabajadores de la Udelar, tal como hace unos años se brindaba a los funcionarios de Oficinas Centrales y el predio médico de Parque Batlle? ¿Qué propuestas implementarían para que los comedores dejen de ser un “comedero” y pasen a ser un espacio de socialización y fomento de la cultura?

Para Markarian se trata de los pocos sectores en que la demanda es satisfecha completamente. Sin hablar de otros temas de bienestar como becas de vivienda y transporte. Considera que se han utilizado bien los pocos recursos alcanzados en el presupuesto.

 

El Comedor Nº2  se terminó y está en condiciones. El Comedor Nº1 se hizo mal y no tiene mucho más que decir. Considera que es necesario atender estos aspectos responde a aspectos sociales, pero que la Universidad de la República no es un comedero. Los comedores son líos en todo el mundo, fallan un día y se arma lío.

 

Afirma que el precio de los platos bajó durante este rectorado: antes cada plato costaba $600 y ahora $400. El precio es absurdamente alto y hay que seguir tomando medidas para reducir el costo, porque la universidad no puede decir que se gasta bien la plata y tener esos precios.

 

Sería bueno atender a los funcionarios que estén en similares condiciones que los estudiantes que reciben el servicio pero no corresponde extenderlo a todo el mundo.

 

Hay lugares en los que no hay alternativa a la tercerización como en Paysandú y Salto. En Cerro Largo se tiene un conjunto de estudiantes reducido y 10 docentes. Algo similar sucede en Tacuarembó. No se puede tener un comedor universitario en cada lugar en que estamos radicados. Obliga a tener una fábrica de comida y un lugar para comer. Las cosas de gestión hay que pensarlas como temas de hacer no de conseguir.

 

 

Para Arim es una pregunta típica donde la respuesta es la construcción colectiva y en Bienestar Universitario estos espacios tienen que funcionar. La última pregunta la comparte plenamente, se trata de edificios que podrían cumplir varias funciones adicionales al servicio de alimentación. Esto sería posible si hay capacidad para eso, y no tiene clara la capacidad del servicio.

 

Le parece sano que se construyan servicios adicionales como que se establezcan criterios generales que establezcan derechos de forma equitativa, no debe ser un tema de localización. Se pregunta si esa capacidad existe y cuáles son los costos adicionales que eso generaría. Además se debe establecer mecanismos para que los becarios puedan acceder a la alimentación los fines de semana y los días feriados. No estamos garantizando el derecho adecuado a la alimentación.

 

Tenemos un 13% de los estudiantes en el interior del país. Y ahí tenemos una dificultad.  Toda la universidad y su funcionamiento está pensada para montevideo y es algo que tenemos que cambiar.

 

 

6.

En junio de este año se realizó la CRES 2018 en Córdoba, Argentina. A esta instancia asistieron las autoridades, los órdenes y sindicatos de la Udelar. El contexto donde se realizó esta Conferencia fue de avance de las políticas gubernamentales de recorte presupuestal, como principal medida de ataque a las Universidades Públicas. Ésto, se ha dado con diferente nivel en toda América Latina, con excepción de Cuba, Bolivia y Venezuela.

La conciencia de este momento de avance de políticas opuestas a los principios latinoamericanistas de educación terciaria, desde fuera y por dentro de las Universidades, generó un rechazo, al menos declarativo. La CRES definió a la Educación Terciaria Pública como un DDHH fundamental y un deber de los Estados.

¿Cómo piensa avanzar en transformaciones en el sentido definido por la CRES en su rectorado?

Además, vemos que hoy significa un riesgo para la Udelar la propuesta de modificar la Ley Orgánica, en un contexto político en que el parlamento no parece tener una correlación de fuerzas,  que mire con simpatía la autonomía universitaria.

¿Qué acciones piensa promover para conseguir mejoras presupuestales y garantías para la autonomía, cogobierno y gratuidad en la Udelar?

Markarian – Pensar los temas del sistema terciario exclusivamente desde la udelar está mal. la udelar no puede ser la única institución terciaria. Que la Utec se haya hecho mal, al impulso de politiquería durante el gobierno de mujica para crear una universidad en el interior.

 

Que haya tanta complicación para crear la universidad de la educación, habla de este. El primer error es creer que la udelar se tiene que encargar de todo. Somos la quinta universidad en tamaño de américa latina con la población que tenemos.

La rareza hay que tomarla por el cuello. No se puede pensar cómo va a ser la udelar, sino cómo va a ser el sistema de educación terciario. Si se piensa a largo plazo, se llega a la conclusión de que la udelar no puede ser la institución.

 

A escala mundial el sistema privado quiere meterse por todos lados y ofrece cosas. en particular los sectores de alta especialización. obedece a una dinámica internacional. los puestos de mando están en manos de esos profesionales. Invierten en soja, en carne, en pasteras y en educación. El 35% de los estudiantes de brasil estudian en universidades con fines de lucro. La arremetida que se vive en américa latina va a llegar a uruguay.

 

Hace 5 años en venezuela vio cómo todo el mundo estaba con un celular en la mano. Esas cosas avanzan. Por eso se cambió el formato del aparato internacional. Se redujo en cantidad de gente, pero se elevó en su función política. Con un encargado de pensar en analizar el contexto internacional. Son parte de la política univeristaria. Cumplir la iniciativa de la CRES es muy importante.

 

Está contento de que AFFUR haya participado de la CRES. Es un lugar donde tenemos influencia, donde la udelar ha tenido un papel muy importante.

 

 

Arim – Cree que la udelar no puede seguir mirándose el ombligo y creer que puede seguir funcionando en un marco jurídico de hace 60 años. Tengo claro que hay que analizar el contexto político, como se hizo en el 58. Tenemos una ventaja relativa en relación con otras instituciones, que es que tenemos protección constitucional. La constitución establece que la Udelar es cogobernada y autónoma.

 

Le tiene confianza a que los colectivos universitarios tienen capacidad de presentar y defender una propuesta. Vamos a tener problemas en el parlamento. No habrá ningún contexto político en el que parezca adecuado. Hay cosas en las que se puede interpretar la ley de forma flexible y hay otras que no.

 

Es parte de la agenda central que tenemos en la institución. Hay mucha tela para cortar. Hay que seguir avanzando en los planes de estudio, la descentralización, la navegabilidad adecuada. Ser valientes y avanzar en políticas educativas. tiene que haber una tensión entre masificación y calidad. Si no reconocemos la heterogeneidad de los estudiantes estamos siendo injustos.