Marcha del Filtro

Prensa y Propaganda
El próximo miércoles 24 de agosto nuevamente estaremos marchando en reclamo de verdad y justicia por Morroni y por Facal. A las 19 horas desde el Obelisco al Filtro. 
Desde AFFUR convocamos con salida gremial desde las 18 horas

Compartimos el texto elaborado por la organización de la Marcha.


Es cierto entonces… la brisa por entre las cosas del mundo lo saben muy bien… que todo queda aquí, como las ondas nacen en las distancias remotas del mar y llegan convertidas en olas hasta las orillas del más acá

– En donde hay una madre que contempla horizontes, sus pies y el agua 22 años ya

-¿Y por qué Fernando no llegó a su casa?, ¿A los abrazos y a las nuevas buenas de cada día?

-No llegó porque le dispararon por la espalda a quema ropa.

-Doce balazos desde una misma arma

Filtro 2-Doce balazos por una misma mano, doce malditas cápsulas de plomo lanzadas por una misma bestia… allí está… es él, el mismo asesino, siempre allí mirando con su juguete de muerte, inmóvil fotografía que trajo el mar… ese instante y todo lo sucedido hasta ese momento en que todo concluye en un gatillo fácil, una trayectoria de muerte impulsada sobre la vida.

-¿Entonces?… ¿Si el pueblo estaba en la calle?… ¿Y le dispararon a Fernando? ¿Le dispararon al pueblo?, y si Fernando cayó muerto… ¿mataron entonces al pueblo?… ¿Y el pueblo recuerda este dolor de hijo caído?

-Sí, al pueblo lo mataron y lo siguen matando por la espalda. No obstante el pueblo insiste en levantarse y por eso cada 24 de agosto el pueblo marcha por Morroni y Facal, por verdad y justicia.

-¿Y Facal?…

-Facal otro compañero como tú, como yo, como tantos que escribimos la historia por un mundo más justo y solidario y que fue asesinado a sangre fría. Y eso es el 24 de agosto, la lucha de un pueblo solidario con otros pueblos que pelea por un mundo mejor sin violencia y sin opresión.
Es el pueblo entonces esa lucha inacabable e incansable de una madre que no calla y que no olvida ni a Fernando ni a Facla, ni al pueblo caído desangrándose ni a tantos y tantos hijos… donde no pueden ni el sielncio ni el olvido, donde no puede la muerte, donde no puede la impunidad.

-¡Es donde puede el pueblo!