“Seguimos diciendo que hay recursos para la educación”

“Seguimos diciendo que hay recursos para la educación”

Cientos y cientos de estudiantes y trabajadores se movilizaron una vez más en reclamo del 6% del PBI para la educación pública, más precisamente para ANEP y Universidad de la República. La Marcha de la Educación, convocada por la Intergremial Universitaria para el viernes 4 de agosto tuvo la participación de estudiantes universitarios y de la educación media, así como trabajadores afiliados a AFFUR y la UTHC. El paisaje de la avenida 18 de Julio se vio teñido de banderas y pancartas multicolores y los sonidos de jóvenes gargantas se hacían sentir desde el inicio de la marcha que partió desde la explanada de la Universidad de la República, pasó por la sede del Ministerio de Economía y Finanzas y culminó en el Palacio Legislativo. Dentro del gran edificio de mármol, los 99 diputados se encontraban votando el proyecto de Rendición de Cuentas y su tratamiento se extendió hasta las 5.30 Hs de la madrugada del sábado 5.

La lucha realizada por trabajadores y estudiantes llevó a que se obtuvieran fondos para reformar la planta edilicia del Hospital de Clínicas y su refuncionalización. La fórmula acordada a nivel parlamentario será la de concretar la transferencia de la tercera parte de los dineros que subsidiaban a las empresa extranjeras que operan en Uruguay. Se obtendrán U$S 5 millones anuales. Si bien no es el monto que pedía la Universidad de la República (U$S 11 millones anuales), lo que se evitó fue que prosperara la propuesta gubernamental para que el hospital universitario se incluyera bajo la modalidad PPP (Participación, Pública y Privada).

Otro logro obtenido por estudiantes y egresados universitarios fue modificar los criterios de aporte del Fondo de Solidaridad. Si el Senado aprueba los requisitos votados en Diputados, el plazo máximo de aporte será de 25 años consecutivos, un límite de 70 años de edad y haber concretado su jubilación.

“Nos dan migajas y favorecen a las multinacionales”

Volviendo a la marcha del viernes 4. Fueron cuadras y cuadras de una amplia columna humana que se movía por la avenida Del Libertador, pasar por el local del IPA y llegar hasta un Palacio Legislativo vallado. Durante esta procesión humana no hubo ningún tipo de incidente.

Los carteles, además de hacer referencia al 6% para la educación, expresaban claramente que el aporte dado a la ANEP y Udelar “eran migajas” y sin embargo, se seguía favoreciendo a las grandes multinacionales como UPM, y su nueva planta que estará ubicada en el centro del país. También se aclaró que “no dar más recursos también es recortar”. Un grupo de jóvenes hacían una parodia sobre el ministro de Economía, Danilo Astori y su intención de usar tijeras para recortar el presupuesto. Muchos de los manifestantes lo hicieron con sus hijos en brazos o en cochecitos; otros llevaban a un costado sus bicicletas.

En la oratoria, Federico Kreimerman, quien representa el orden de los egresados en la Udelar, afirmó que lo votado en el Parlamento estaba lejísimo de lo necesario para alcanzar un necesario desarrollo. “Lo que se ofrece para la Universidad es 10 veces menos de lo que se pidió”, acotó. Recordó que en el año 2015, el Parlamento votó 0 pesos para el hospital de Clínicas y que luego se intentó chantajear a la Universidad para que aceptara ir por las PPP como solución a las obras del edificio. Destacó que hace unos días el propio Consejo Directivo Central de la Udelar le dijo no a esta propuesta. Kreimerman enfatizó que la fórmula encontrada de disminuir la exoneración de la cerveza para financiar las obras del hospital de Clínicas no fue obra del acuerdo político sino de la movilización que hicieron estudiantes y trabajadores en los últimos meses. Para el representante universitario, la plata para la educación está en las exoneraciones que este gobierno le viene haciendo al gran capital.

La representante de la FEUU, Sofía Kohn dijo que los estudiantes se movilizaron una vez más por la eliminación de los cupos, por más turnos y un sistema de becas fuerte. Se quiere más materiales en las bibliotecas y que existan salarios dignos. “Es inadmisible que el salario universitario esté por debajo del promedio del país”, indicó la estudiante.

Para Kohn, lo que votó el Parlamento representa el 93% de insatisfacción, que no contempla el acuerdo salarial entre la Universidad y sus trabajadores, ni el pedido para el hospital de Clínicas. “El 6% es necesario, urgente y posible”, concluyó la representante de la FEUU.

“Gobierno niega a trabajadores de la Udelar el acuerdo salarial”

Daniel Olivera, secretario general de AFFUR, enfatizó que en la campaña electoral se prometió el 6% para la educación y que hoy algunos parlamentarios dicen que si se eliminan exoneraciones se perderán puestos de trabajo. “Eso es mentira”, exclamó Olivera. Puso el ejemplo de lo que sucederá con la empresa UPM, que el gobierno le dará una serie de beneficio para que instale su segunda planta en nuestro país. “Nosotros seguimos diciendo que recursos para la educación hay”, sentenció. Criticó que el gobierno negocie con los parlamentarios a espaldas de los sindicatos, “que le niega a los trabajadores de la Universidad la negociación colectiva y el acuerdo salarial.”

Mientras el acto de la Intergremial Universitaria llegaba a su fin y lentamente los estudiantes y trabajadores se disgregaban, en el entorno del Palacio Legislativo y de la Plaza 1o. De Mayo, se podía leer por parte de AFFUR un mensaje directo y claro dirigido a la clase política. A través de grandes y extensas pancartas se comunicó: “Señalaremos públicamente a los legisladores que no cumplan con el 6% prometido” y “Legisladores respeten el acuerdo salarial”.