Situación edilicia de comedores!

Trabajadores de comedor reclamaron garantías por apuntalamiento de entrepiso

El pasado 2 de abril los trabajadores y trabajadoras del turno matutino de los comedores universitarios resolvieron un paro de actividades. La medida fue adoptada en reclamo de una garantía por escrito de que se podía seguir trabajando sin correr riesgo de vida. El entrepiso del comedor universitario nº 1 fue apuntalado el viernes previo a la semana de turismo. El 30 de enero se detectaron grietas en la losa del piso y se suspendieron las reuniones en dicho espacio a modo de precaución. Casi dos meses después, la Dirección General de Arquitectura (DGA) resolvió apuntalar dicha estructura y encomendó a la Facultad de Ingeniería, efectuar un estudio para determinar la entidad del daño que tiene dicho entrepiso.

 

 

Según la copia de la nota entregada por las autoridades de Bienestar Universitario a los trabajadores del turno matutino de los comedores, el ingeniero civil Pablo Otero Antelo en su informe elevado a la arquitecta Carolina Lecuna escribió: “En estas condiciones es posible utilizar con seguridad el resto de las instalaciones y acceder a las oficinas superiores.”.

 

El 3 de abril, el servicio de almuerzo se retomó con normalidad en un comedor apuntalado y con la incertidumbre de si el servicio en los próximos días pasará a darse en el local del comedor universitario nº 2 del Parque Batlle.
El comedor universitario nº 1 fue inaugurado en diciembre de 2011 con problemas estructurales. Minutos antes de su inauguración se quebraron los vidrios de la mesada y semanas después se desplomó una pesada y amplia campana de la cocina. No sucedió una tragedia de milagro. A estos problemas se sucedieron otros, como la ubicación inadecuada y las reiteradas inundaciones en las despensas, problemas eléctricos y de calderas; falta de habilitación de Bomberos (que actualmente está en trámite de rehabilitación).

 

Si bien los problemas en la construcción de locales universitarios no se remiten exclusivamente a este proyecto del comedor nº 1, las fallas se hacen más sensibles en un servicio que atiende a estudiantes becarios, muchos de ellos en estado de vulnerabilidad social importante. A esto se suma un clima laboral poco amigable, donde los propios trabajadores afirman que por la característica del trabajo, no se les facilita la salida para terminar los estudios o para militar sindicalmente. “La comida tiene que salir todos los días”, aseguran. Reiteradamente se quejaron en los Plenarios de AFFUR que se les hace difícil poder ejercer el derecho a terminar el ProCes o concurrir a una marcha en salida gremial.
En el último año, los estudiantes becarios se organizaron para reclamar una mejora en el servicio de alimentación y también se hicieron sentir en distintos ámbitos para denunciar los problemas estructurales en los comedores. En su plataforma reivindicativa incluyen las condiciones laborales de los funcionarios y hacen peso en el reparto presupuestal.
Hoy, martes 3 de abril, la Asamblea de Becarios convoca a los estudiantes a concurrir al CDC para apoyar el derecho de estudiantes y trabajadores de tener condiciones laborales acordes. El primer punto del día del Consejo es precisamente un informe de la DGA sobre las obras realizadas y proyectadas en los comedores, que incluye el accidente ocurrido en los vestuarios y el apuntalamiento del entrepiso del comedor nº 1.